Historia

 

El restaurante fue inaugurado en 1988 por José Antonio Pinilla reconvirtiendo una antigua tienda de pueblo y un almacén de redes en lo que hoy es el Ziaboga, recibiendo este nombre al estar situado en el lugar donde realizan esta maniobra las traineras durante la temporada de regatas.

Se hizo famoso por sus mariscos a la plancha y sus parrilladas de pescado y marisco, siendo estas últimas todavía hoy en día una de las especialidades de la casa.

Tras su jubilación en 2005, fue adquirido por una sociedad compuesta por gente del mundo del arte y el espectáculo que delegaron las riendas del negocio en su chef Alex Barcenilla que junto con su amigo Asier Legarda iniciaron una etapa que sufriría varios cambios hasta llegar a la situación actual.

 

Restaurante Ziaboga